Sudor de Axilas Excesivo

El exceso de sudoración de las axilas, llamado hiperhidrosis axilar, es una condición que en sí no supone un problema para la salud, pero puede ser un problema social para la persona que lo sufre. Pero, ¿cuándo se debe considerar que se suda demasiado? No existe un baremo concreto para determinarlo ya que no hay una manera conveniente para poder medir la cantidad de sudor que se desprende.  En general se puede decir que se sufre hiperhidrosis cuando el sudor excesivo se presenta como un problema social, ya sea por sentir vergüenza por el propio olor, o por las manchas húmedas en la zona de la axila que hacen necesario cambiarse de ropa más de la cuenta. En definitiva, se trata de un problema que puede aislar a una persona socialmente.

Normalmente la condición de la hiperhidrosis aparece en la adolescencia, donde no supone un gran problema, pero este se va desarrollando conforme se sigue creciendo, ya que el olor del sudor se vuelve más fuerte y también el número de ocasiones sociales en las que el sudor excesivo representa un problema. A veces la hiperhidrosis se encuentra localizada en una zona específica, aunque lo normal es que se de en varias partes del cuerpo, siendo las más comunes las palmas de las manos, las plantas de los pies y el sudor de axilas.

Hiperhidrosis

Hiperhidrosis

Hoy día existen muchos tratamientos efectivos para luchar contra este problema, desde remedios naturales y productos disponibles en farmacia, hasta intervenciones quirúrgicas según la gravedad del asunto. Los pacientes de esta peculiar condición se inclinan por un método u otro, o combinaciones de varios, siempre eligiendo la ruta menos invasiva para acabar con el sudor excesivo. Cuando el uso de productos comunes no es suficiente, se recomienda hacer una visita al dermatólogo y considerar posibles intervenciones quirúrgicas.

Los antiperspirantes son la opción más sencilla y al alcance de cualquiera para mitigar los efectos del sudor excesivo. En los casos de menor intensidad pueden ser suficientes para que el paciente pueda llevar una vida normal.

Los antiperspirantes no deben confundirse con los desodorantes aunque tengan un mismo fin: evitar los efectos negativos del sudor. Mientras los desodorantes intentan enmascarar el olor desagradable del sudor, los antiperspirantes evitan la producción de este. Los antiperspirantes son productos químicos que se aplican directamente sobre la piel, se pueden encontrar de varias intensidades y algunos sólo con receta médica. Se recomienda empezar probando  antiperspirantes de baja intensidad e ir aumentando según se requiera el efecto, ya que el problema que suelen presentar en algunos pacientes es la irritación de la zona donde se aplican, que puede llegar a ser muy molesta.

Cuando los antiperspirantes no funcionan hay que plantearse soluciones más drásticas como las intervenciones quirúrgicas, o las menos abrasivas inyecciones de Botox. Estas evitan la liberación de la sustancia química llamada acetilcolina, la cual transmite las señales del sistema nervioso a las glándulas sudoríparas.  Las inyecciones de Botox se pueden aplicar en centros de belleza y se recomienda probarlas antes que los procesos quirúrgicos, entre los que se encuentran las extirpación de las glándulas sudoríparas, el legrado de estas, la liposucción, o la licuefacción usando tecnología láser. En todos los casos se acaba permanentemente con las glándulas sudoríparas.

Antes de decidirse por algún método consulte con su dermatólogo, él le ayudará a tomar la elección más conveniente.

Dr Griffiths

El Dr Griffiths es un sicólogo habilitado y director de la Unidad Internacional de Investigación del Juego. Principalmente enseña en áreas relacionadas a sus temas de investigación en diversos programas de pregrado y posgrado. Sus principales intereses docentes están enfocados en las áreas de sicología anormal, social y de salud con particular énfasis en comportamiento adictivo (por ejemplo, adicción al juego, adicción a vídeo-juegos, a internet y a ejercicios), ciber-sicología y sicología del comportamiento sexual. El Dr Griffiths ha ejercido muchos altos cargos administrativos desde su incorporación a la Universidad, incluyendo: Jefatura de la División de Sicología, Coordinador de Investigación sicológica, coordinador de investigación de normas sociales y coordinador del postgrado de sicología, además de sus labores docentes y de investigación.

El Dr. Griffiths , también es consejero para juegos y trabaja para la industria, promoviendo el juego social responsable, disminución del daño y protección del jugador. También es un periodista a tiempo parcial y escribe para muchos diarios y revistas nacionales e internacionales.

El Dr. Griffiths también ha supervisado cerca de 20 estudiantes de grado PhD principalmente en las áreas de comportamiento adictivo, juegos de azar juegos de azar y uso de Internet. Esto incluye tesis doctorales en áreas específicas como:

  • Estudios multiculturales de juego en máquinas tragamonedas
  • Estudios ciber-etnográficos de juego en Internet
  • Características situacionales y estructurales en el juego remoto
  • Adicción e identidad
  • Uso excesivo de videojuegos en línea y adicción a los videojuegos
  • Adicción a la internet; comportamiento adictivo en el adolescente
  • Juego de lotería en el adolescente
  • Juegos de azar en el adolescente y tratamientos

El doctor Griffiths usa métodos combinados (cuantitativos y cualitativos) y tiene experiencia, particularmente, en métodos de auto-reporte como cuestionarios y entrevistas, además de recolección de datos en línea.

Enlaces: mejor cirujano de trasplante capilar